La destrucción es un caso muy común, se puede presentar por diferentes razones, dentro de las más comunes podemos encontrarnos con:

1 – La edad: Los cachorros suelen ser “grandes destructores”, ya que su boca, es lo que para nosotros nuestras manos, y en esta etapa buscan explorar, jugar y divertirse. Por lo que es normal que un cachorro nos robe medias, rompa el papel de baño, tironee cortinas, etc.

¿Cómo resolverlo?
Aplicando un control constante sobre el cachorro para que no llegue a hacer de las suyas.
Si nos descuidamos y logra agarrar o masticar algo, simplemente tenemos que llamar su atención y ofrecerle una alternativa más divertida, que venga de nosotros, y no del entorno. No es necesario castigar. Cuando no estamos y el cachorro se encuentre solo, recomendamos dejarlo en una habitación o espacio donde NO tenga a su alcance objetos para morder o romper.
Al tener un cachorro, recomendamos disponer de unos días para poder tener mejor control de variables y generar hábitos saludables desde sus inicios.

 

2 – Ansiedad por separación: Se debe a un estrés generado por hiperapego entre perro y humano. El perro no tiene autonomía, no sabe estar solo, y necesita del humano para sentirse seguro. Al no estar el humano, entra en conflicto, los niveles de estrés se disparan y el perro puede haber aprendido a canalizar ese estrés rompiendo o destruyendo cosas.

¿Cómo resolverlo?
Existen muchas variables en cada caso, pero se puede trabajar dejando a tu perro solo en casa por periodos cortos a más largos progresivamente. Nos podemos ayudar con juguetes rellenables (estilo Zambo) y dejárselo con alimento húmedo Masgood en su interior antes de irnos para que se entretenga un buen rato en el momento que quede solo.

 

3 – Encierro: Si el perro no sale de casa, obviamente se aburrirá, se estresará y buscará hacer algo para sacarse el estrés de encima, y si rompiendo lo logra, entonces lo hará.

¿Cómo resolverlo?
El paseo es algo muy importante, no solamente cansa, sino también, relaja al perro, obtiene mucha información con su olfato, se estimula con el entorno, trabaja el factor social, ya que se cruza con otros perros y con otras personas, reforzamos nuestro rol jerárquico, ya que en el paseo se va en la dirección y velocidad que indica el humano, entre muchos otros beneficios.

 

Existen más posibles causas y no hay soluciones mágicas para este problema. Son procesos por los que debe pasar primero el humano y luego el perro, porque el humano es el encargado de generar un medioambiente sano, hábitos saludables para el perro, y mantenerlos en el tiempo, así como también, asesorarse y satisfacer las necesidades DE PERRO de nuestros perros.

 

by: JR Adiestramiento

Leave a Reply